Ayúdanos a ayudar

Kenia TripDrop

No podemos evitarlo, nos gusta mezclarnos con la gente del lugar: comer lo que ellos comen, ver lo que ellos ven, tratar de sentir lo que ellos sienten o preguntarles qué les hace felices. Pero también nos gusta conocer de primera mano cómo se encuentran y cuáles son sus necesidades…

Casualidad o no, hace un tiempo, leyendo el blog de Rubén y Lucy (Algo que recordar) descubrimos una plataforma que nos pareció genial: “Trip-Drop“. En ella, Daniel Losada, Pablo del Palacio y Carla Llamas gestionan una información privilegiada para viajeros que, como nosotros, quieren aportar su granito de arena a las comunidades locales.

Daniel Losada TripDrop
TripDrop: viaja y ayuda

A través de “Trip-Drop” se ponen de relevancia las carencias detectadas en multitud de colegios, orfanatos, residencias o comedores de todo el mundo. Desde material escolar o ropa, hasta juguetes e incluso comida. Materiales que a priori puedan resultar simples y corrientes para todos nosotros, pero que resulten de vital importancia para niños, hombres y mujeres con menos recursos.

Así, aprovechando que visitaremos infinidad de regiones, nos encantaría poder tender puentes entre orillas a lo largo de nuestro recorrido, aproximando a los que necesitan ayuda y los que quieren ayudar. De modo que, con la participación de todos aquellos que queráis, libre y modestamente, nos gustaría comprar aquello que ciertas personas necesiten para su desarrollo. De esta forma, también colaboraremos en cierto modo con los comercios locales.

La idea que se persigue con todo ello es que la ayuda llegue de forma íntegra al necesitado. Sin aduanas, impuestos, leyes ni comisiones. Sin grandes compañías ni organizaciones. Las acciones quedarán documentadas y justificadas, de modo que podáis comprobar de forma directa y clara en qué se destina el dinero reunido. Así, entre todos, iremos coleccionando sonrisas. Bueno, aunque es cierto que nosotros contaremos además con el privilegio de recibir sus abrazos…

Aunque iremos confirmando las instituciones a visitar una vez nos vayamos aproximando, así como la forma de poder colaborar, aquí os dejamos una pequeña lista de intenciones para nuestro paso por África, de modo que pueda comprenderse un poco mejor la idea:

-Dakar (Senegal). La guardería “Pouponnière des Soeurs Franciscaineslleva luchando más de 60 años contra la mortalidad infantil, cuidando de niños enfermos y afectados de malnutrición, procedentes de familias sin recursos para ser hospitalizados tras el nacimiento. Para ello requieren ayuda en forma de pañales, jabón, crema para las irritaciones del culito o medicamentos.

-La Area (Ghana). Aquí se encuentra la ONG dedicada al cuidado de niños Chance for Children, en la que se necesitan cosas tan básicas como botiquines y medicinas de primera necesidad (gasas, agua oxigenada, betadine), aceite para cocinar o jabón. Pero también cuadernos y libros de colorear con lápices y rotuladores o juegos educativos. Sin embargo, aseguran que lo que verdaderamente les vuelve locos son las camisetas de fútbol.

-Bamenda (Camerún). La misión católica Siervas de María regenta el centro médico “Santa María Soledad”, en el que se precisan sábanas, camisones para embarazadas, ropa de cama o zapatillas de ir por casa.

-Kunene (Namibia). En esta región se localiza la Aldea Himba, un colegio-orfanato con múltiples necesidades básicas para niños: material escolar, ropa de 3 a 18 años, sábanas, mantas o balones. Pero sobre todo recalcan en la necesidad de los chicos en cuanto a calzado y productos de higiene, tales como jabón y cremas corporales o pasta de dientes y cepillos.

-Kazungula (Botsuana). La institución Kazungula Children’s Ark Support”, al cuidado de niños procedentes de familias sin recursos, está necesitada de material de papelería (cuadernos, bolis, plastilina…), ropa y calzado, artículos de higiene básica e incluso alimentos para las comidas diarias.

Pretendemos así humildemente dar voz a esta iniciativa, que no pretende cambiar el mundo, pero sí crear una conciencia social. Hacernos reflexionar un poco a nosotros y, tal vez, mejorar las posibilidades de muchas personas que a día de hoy son muy escasas. Pero sobre todo, convertirnos a unos y otros, ayudantes y ayudados, en seres más felices si cabe.

¡Gracias a todos de antemano!

Un abrazo,

Juancar y Rosalía

(Fotografías de Daniel Losada).